Principios éticos que sigue la revista

Los principios éticos que adopta la revista se derivan de las siguientes organizaciones que sugieren conceptos, pautas y procedimientos de uso extendido e internacional:

  • Committee on Publication Ethics (COPE): referente en aspectos éticos de prácticas editoriales a nivel autor, editor, miembros de comité y revisores.
  • Council of Science Editors (CSE): organización para asuntos de integridad de las publicaciones científicas, los conflictos de intereses, las licencias y autorías, entre otros.
  • International Committee of Medical Journal Editors (ICMJE): comité dedicado principalmente a aspectos de anonimato, consentimiento informado y protección de personas que participan en investigaciones publicadas en la revista.

Asimismo, la revista adopta los Principios de transparencia y mejores prácticas en edición académica, definidos y refrendados por el DOAJ, OASPA y WAME, los cuales fueron publicados en enero de 2018[1]. También, aboga por el buen uso de las métricas de citación, en la misma vía de las recomendaciones registradas en el documento conocido como San Francisco Declaration on Research Assessment (DORA).

Al respecto, la revista ha definido las líneas principales de ética, de acuerdo con los roles de sus principales colaboradores, según se menciona a continuación.

  • Autores
  1. Los autores que someten artículos en la revista se comprometen a garantizar el respeto por los derechos de autor, así como la protección de la información y de otros aspectos que se relacionen con el desarrollo y la publicación de la investigación.
  2. Los autores se comprometen a presentar de forma clara y honesta la investigación, sin fabricación, falsificación o manipulación inapropiada de los datos.
  3. El investigador cumplirá con los aspectos formales de sometimiento, garantizando la originalidad de la investigación, sin plagio y sin previa publicación, en otro medio, bajo ningún modelo. Las publicaciones salami, con autoplagio y sometimiento simultáneo en otras revistas, serán rechazadas.
  4. Los conflictos de interés serán dados a conocer oportunamente y debidamente declarados en el artículo.
  5. Los autores incluidos en la investigación asumen, en su totalidad, la responsabilidad de su contenido y las acciones que de este pudieran derivarse.
  6. Es obligación de los investigadores reconocer la participación de los autores que realmente han realizado contribuciones al artículo, sin que se recurra a falsas autorías o a la inclusión de autores que no contribuyen a la elaboración de la investigación. En este sentido, declararán el aporte específico que ha hecho cada coautor en la carta que acompaña el sometimiento del artículo.
  7. Los autores se acogen al modelo de evaluación definido por la revista; por lo tanto, se comprometen a dar respuesta oportuna, profesional y respetuosa a las observaciones realizadas por el editor, el par evaluador y el editor de producción, en las diversas etapas del proceso.
  8. Se considera una conducta inapropiada el sometimiento de artículos a un proceso de revisión sin la intención real de permanecer en este. El retiro de un artículo después de haber sido aprobado, y durante el proceso editorial, debe estar debidamente justificado. Los autores que sean identificados haciendo uso de la revista para mejorar sus artículos a través del arbitraje, sin la intención de publicarlos, serán penalizados por incurrir en esta práctica. La revista no procesará nuevos sometimientos de artículos de tales autores.
  • Editor
  1. El editor se compromete a garantizar el desarrollo adecuado de los diversos procesos de la revista, de forma ética y asumiendo la responsabilidad de su publicación.
  2. El editor tomará decisiones justas e imparciales, independientemente del contexto, garantizando un proceso de evaluación por pares justo y apropiado para los autores.
  3. Adoptará políticas editoriales que garanticen el máximo de transparencia y honestidad durante la evaluación, edición y publicación del artículo.
  4. El editor protege la integridad de la revista, emitiendo correcciones y retractaciones derivadas del proceso editorial o de prácticas éticas sospechosas que estén en detrimento de la calidad científica.
  5. El editor realizará el seguimiento oportuno a las conductas inapropiadas de los revisores, autores o miembros de comité, basándose en un monitoreo continuo.
  6. Todos los estudios que involucren la participación de humanos o animales deberán ser evaluados críticamente en función del cumplimiento de normas éticas internacionales, que han definido los lineamientos correspondientes, y tendrán que venir acompañados de una carta de aprobación del comité de ética.
  7. Los autores, revisores y miembros de comité tendrán conocimiento previo de lo que se espera de ellos, a partir de las políticas editoriales, guías y formatos definidos por el editor, para garantizar el uso y la gestión apropiada de contenidos.
  8. El editor manifestará los posibles conflictos de interés que pueda tener ante la recepción y evaluación de un artículo, para tomar una decisión de manejo que no comprometa ningún proceso de la revista.
  • Evaluadores
  1. El evaluador será seleccionado por el editor y el equipo editorial, a partir del cumplimiento de criterios como: formación académica, número de publicaciones en fuentes reconocidas e impacto de su producción en el área.
  2. El evaluador se compromete a aceptar la lectura de un artículo, si su nivel de experiencia, conocimiento y compromisos actuales le permiten emitir un concepto argumentado y oportuno.
  3. El evaluador asume la responsabilidad de garantizar una revisión suficiente, que le permita a los autores comprender las razones de su concepto, y que incluya la valoración de aspectos metodológicos, de contenido y de estructura.
  4. Se considera una práctica inadecuada la suplantación de otra persona durante el proceso de revisión. Quien asume la responsabilidad del proceso de evaluación es el investigador que ha sido llamado a ser evaluador. En ningún caso se acepta la participación de un tercero (p. ej., asistentes de investigación, estudiantes de doctorado, posgrado, monitores, otros colegas), sin el consentimiento del editor.
  5. Será responsabilidad y compromiso del evaluador declarar oportunamente los conflictos de interés que pudiera presentar en la evaluación de un artículo asignado. Los conflictos pueden ser de tipo: personal, financiero, intelectual o profesional.
  6. Se considera una conducta inapropiada por parte del evaluador el hecho de usar el material de un artículo que está evaluando. En ningún caso, los evaluadores están autorizados a utilizar completa o parcialmente datos de la investigación asignada para revisión. De la misma forma, es inapropiado que el evaluador convocado acepte hacer la revisión de investigaciones muy activas y similares a alguna que esté desarrollando.
  7. Es responsabilidad del evaluador dar respuesta oportuna a las solicitudes relacionadas con el artículo que está leyendo, según los tiempos acordados con la revista. En su defecto, el evaluador tendrá que notificar al editor de los cambios en el cronograma de entrega de su concepto, de manera que no se afecte el proceso para los autores o la revista.
  8. El evaluador ha leído, entiende y sigue las políticas editoriales definidas por la revista.
  9. El evaluador notificará a la revista de conductas inapropiadas que identifique en el artículo que esté evaluando, y proporcionará los argumentos y soportes de su presunción: plagio, fabricación de datos, manipulación de resultados, duplicación de la publicación, entre otros.
  10. El proceso de evaluación se realizará con base en las instrucciones que proporcione la revista, en sus plataformas y formatos.
  11. El evaluador debe abstenerse de sugerir a los autores que lo citen a él o a sus colegas, con el fin de generar un incremento en la citación. Si se hace tal sugerencia, debe basarse en razones académicas, científicas o técnicas debidamente justificadas.
  12. El evaluador se mantendrá activo en el proceso de evaluación, si sugiere correcciones, de manera tal que el editor pueda contar con su criterio y consejo para verificar que el artículo evaluado fue ajustado suficiente y coherentemente. Ahora bien, como el proceso de arbitraje es un espacio de interacción académica, el evaluador debe estar en disposición de profundizar en algunos aspectos de su concepto, de manera que el editor o los autores puedan resolver dudas o comprender mejor las recomendaciones.

Es importante señalar que para el manejo de los casos que puedan presentarse de la presunción de problemas éticos o de malas prácticas en el artículo, y para la realización de correcciones y retractaciones, se seguirán los procedimientos descritos en el sitio web del Committee on Publication Ethics.

Si el evaluador quiere informar de una mala práctica o un problema que ha identificado en algún artículo publicado, así como referirse a las dificultades o diferencias que ha tenido con el editor, el equipo editorial o en el desarrollo de un proceso en la revista, puede escribir al correo: <editorial.neogranadina@unimilitar.edu.co>

[1] Ver el documento en el siguiente enlace: <https://publicationethics.org/files/Principles_of_Transparency_and_Best_Practice_in_Scholarly_Publishingv3.pdf>.